Get Adobe Flash player
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

 

Existen dos modelos de seguridad para combatir la delincuencia y mantenerla en unos mínimos razonables. El primero de ellos, el preventivo, se fundamenta en la presencia policial en las calles disuadiendo al delincuente y no dejándolo que actúe con libertad. Es un modelo tradicional cuya premisa es “más vale prevenir que curar”.

El segundo de ellos, el reactivo, se fundamenta en actuar una vez se ha cometido el delito. Se distribuyen los efectivos policiales en función de los delitos cometidos en una zona, creando mapas de riesgo. Cuando en una zona se incrementan los delitos, los efectivos policiales se desplazan a esas zonas, descubriendo otras. Se actúa tras el hecho, pero no se previene. Es un modelo moderno de seguridad, utilizado por los Mossos d’Esquadra, cuya premisa es “poner la venda cuando se ve la herida”.

 

En Sant Andreu de la Barca últimamente estamos utilizando demasiada venda. Las actuaciones policiales en nuestro municipio se han incrementado desde el año 2007 en un 46,91%. Los delitos y faltas se han incrementado en un 560% desde esa fecha. Son datos extraídos de la memoria de la policía local de nuestro municipio, recientemente publicada en la web municipal.

¿Con qué contamos para hacer frente a esa delincuencia? El número de efectivos de nuestra policía local (34) es insuficiente e incumple las recomendaciones, tanto de la Unión Europea como de la Federación Española de Municipios y Provincias. No se puede prevenir con una plantilla tan corta, tan sólo podemos reaccionar ante el delito.

La ausencia de Mossos d’Esquadra patrullando por nuestra ciudad es evidente y manifiesta. No previenen, tan solo reaccionan de forma que cuando acuden ya es tarde. La ausencia de prevención es la consecuencia de no contar con plantilla suficiente para cubrir el territorio, incumpliéndose también las recomendaciones en cuanto a efectivos aprobadas por el propio Parlament de Catalunya.

El notable aumento de delitos y faltas, además de la escasa presencia policial en nuestras calles, acaba aderezándose con hechos puntuales y aislados, pero de especial gravedad, que generan en los ciudadanos inseguridad y temor.

La solución es simple: por un lado incrementar la plantilla de nuestra policía local en al menos seis efectivos y por otro exigir a la Generalitat que cumpla con sus compromisos y despliegue los efectivos necesarios para garantizar la prevención y minimizar la delincuencia.

Podemos hablar de una ciudad segura si la comparamos con otra menos segura, pero la sensación de inseguridad se sostiene en los temores de los ciudadanos generados por los sucesos y las vivencias en primera persona. Esta inseguridad se contrarresta con prevención y no desde la reacción.


Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
José Manuel García Bravo
Concejal de D3.0 en Sant Andreu de la Barca

Powered by SEM