Get Adobe Flash player
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

 

HACE CASI DOCE AÑOS

 

En el año 2000 el Ayuntamiento de Sant Andreu de la Barca aprobó la modificación urbanística que iba a permitir la actividad comercial en la zona industrial donde actualmente se ubica el centro comercial Atrium.

Dos años más tarde se concedieron los permisos de obras para la construcción de los edificios que albergarían la oferta comercial, de ocio y restauración.

Próximamente se cumplirán doce años de aquellos inicios y por el camino se han producido numerosas irregularidades administra- tivas, se han dictado varias sentencias judiciales y se han dejado a familias en la ruina.
 

El centro comercial ha albergado establecimientos comerciales sin licencia mientras el Ayuntamiento miraba para otro lado. También sin licencia, se abrió al público una discoteca y nuestro Ayuntamiento no sólo silbaba al viento sino que las más altas autoridades de nuestro municipio acudieron a su inauguración.

Por el camino varias sentencias judiciales silenciadas concluyen que el Ayuntamiento de Sant Andreu de la Barca, urbanísticamente hablando, ha actuado con “temeridad” y con una “relevante falta de cobertura fáctica y jurídica”. Los costes judiciales de estas nefastas actuaciones los estamos pagando los ciudadanos de Sant Andreu de la Barca y sólo en 2011 bordean los 80 mil euros.

El silencio, las culpas, los reproches y los rumores se han extendido durante años y lo único cierto es que el centro comercial calificado como “el motor de Sant Andreu, la ciutat del comerç” es un motor gripado desde sus inicios.

Algunos esperan que el transcurso del tiempo cubra cualquier rastro de irregularidad, pero eso no ocurrirá ya que existen personas empecinadas en que se sepa la verdad de lo sucedido.

A fecha de hoy todavía hay procesos judiciales en trámite y en el futuro se abrirán otros. Se está perdiendo ese miedo que atenaza cualquier actuación contra nuestro Ayuntamiento.

No me gustaría acabar esta columna de opinión sin apoyar la lucha que en estos días libran por un lado los trabajadores de Celsa y por el otro la familia educativa de la Escola Bressol el Trenet. En este último caso si no se reconduce la situación peligra la continuidad de esta guardería municipal. Los motivos que esgrime nuestro Ayuntamiento se contradicen con las mociones aprobadas en pleno y con las pancartas que ondean en nuestro florido municipio.
 


Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
José Manuel García Bravo
Concejal de D3.0 en Sant Andreu de la Barca

Powered by SEM