Get Adobe Flash player
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

 

ARTÍCULO OPINIÓN DIARI SANT ANDREU

Hace siete años escribía una columna en este mismo diario que titulaba “vamos de paseo”. En ella les hablaba del mapa de guarderías de Sant Andreu de la Barca como una propuesta abierta y dinámica, capaz de adaptarse a posibles nuevas circunstancias. Les decía que nuestro ayuntamiento no se adaptaba a la demanda y promovía la creación de guarderías en función de las subvenciones que recibía de la Generalitat. Siete años después se cerrará una de esas guarderías. En estos últimos dos años han sido despedidos en Sant Andreu de la Barca unos 15 profesionales de la educación infantil. Responsabilicen a nuestro Alcalde.

Desde entonces no he hecho otra cosa que pasear por nuestra ciudad escuchando, informándome, comprobando aquello que los ciudadanos me transmitían. Muchas de esas conversaciones han servido para iniciar actuaciones, otras para confeccionar el programa electoral de Democracia 3.0. A pie de calle.

Recientemente, en uno de mis habituales paseos, decidí tomar un café bajo la pérgola del teatro. Algo me sorprendió por inusual; el cocinero de una empresa que habitualmente presta servicios para el Ayuntamiento salía del teatro. No había ningún acto oficial programado ese día, aunque pude observar cómo se acercaba al recinto el Teniente Alcalde de “hurbanismo y hobras”. Su actitud nerviosa al verme, deambulaba como pollo sin cabeza, despertó mi curiosidad. Indagué y obtuve respuestas.

En el interior del Teatro se iba a celebrar un aniversario, el de personas directamente relacionadas con una empresa que es habitualmente contratada por el Ayuntamiento para la celebración de cáterings y dinars para la gent gran. Estaban invitados, por orden de aparición como las estrellas de una película, tanto el Teniente Alcalde de “hurbanismo” como el propio Alcalde. A este último lo saludé, no cabía otra. Cruzamos miradas, no fueron sensuales.

Concluida la celebración en el interior de las instalaciones del teatro, y como el tiempo acompañaba, los invitados estrella pensaron que no había mejor forma de continuar la fiesta iniciada en el teatro que disfrutando de las terrazas de nuestro municipio. Un placer. Aquel día incluso había música en directo en una de ellas, se celebraba otro aniversario sonado. La fiesta acabó sobre las dos de la mañana. Sí, sobre las dos de la mañana, pero ¿la hora de cierre de las terrazas no es a la una? Tranquilos no fue cerrada, como otras tantas que lo son a esa hora, ya que la simple presencia de nuestro concejal de “hocupación de la vía pública” parecía motivo suficiente para legitimar que se superara el horario estipulado por normativa.

Comprobé días más tarde, a través de un acta de la Junta de Gobierno, la certeza documental de lo que mis ojos presenciaron ese día. Totalmente cierto. Se había cedido uno de los espacios del teatro para celebrar un acto “privado”, sin más datos. Se tramitó por vía de urgencia y, aunque se plasmaba el espacio a utilizar y la ordenanza que determina la tasa a pagar, no se concretaba el importe a abonar por la utilización.

Aquel día fue redondo. Celebración privada en un teatro público que ha costado a los ciudadanos de Sant Andreu de la Barca, en su construcción y adecuación, unos 7 millones de euros y que nos cuesta anualmente más de 150 mil euros. Desconocemos si a fecha hoy, lo preguntaremos, se ha abonado la tasa por esa utilización privada. ¿Es legal? Sí, ya que no hay un reglamento de usos del teatro, pero ¿es ético? Lo irregular es consentir, a pesar de la excepcionalidad del evento, la apertura de una terraza hasta las dos de la mañana. No hemos visto en ningún momento que dicha excepcionalidad fuese autorizada por el gobierno municipal, aunque sí parecía encontrar el respaldo, al menos emocional, de uno de los tenientes alcaldes de este municipio, el que hace valer la hache delante de cada uno de los cargos que ostenta, por el horror de la gestión que realiza. Discúlpenme la licencia.

Que no “pisha”, que no…, que así no funcionan las cosas. A partir de este momento cualquier ciudadano de Sant Andreu de la Barca está legitimado para celebrar un acto privado en el teatro y después copitas a la luz de la luna. Bonito ¿no? Sale más económico que celebrarlo en un restaurante o alquilando una sala de un chiquipark. No desaprovechen la oportunidad, inténtenlo, aunque creo que no les dejarán. Es pura intuición.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
José Manuel García Bravo
Concejal de D3.0 en Sant Andreu de la Barca

Powered by SEM